viernes, 12 de febrero de 2016

HUELGA DEL 91 ULTIMO GRAN TRIUNFO FERROVIARIO

Este 13 de febrero se van a cumplir 25 años de la huelga ferroviaria del 91.


Los trabajadores desde el 89 y 90, veníamos observando con preocupación que se comenzaban a poner en práctica las recomendaciones surgidas de los informes del Banco Mundial, de achicar y liquidar los ferrocarriles. En 1990 se dio el pase compulsivo a la DGI de más de 1500 trabajadores pertenecientes al gremio del Personal de Dirección, intentando desguazar el ferrocarril desde la cabeza. Al mismo tiempo el laburante iba perdiendo el sueldo por la inflación y particularmente los ferroviarios estábamos muy mal.

En ese contexto llegamos al primero de febrero de 1991, cuando nos reunimos en la Seccional Kilómetro 1 del Roca, en Constitución para decidir el plan de lucha. Se decidió un paro de 24 horas el 5 de febrero. El paro fue espectacular, un parazo.

Ahí Menem dijo: “los quiero a todos en la calle”. Propusimos un paro por 48 hs para el 13 y 14 siguiente, con la posibilidad de declararlo por tiempo indeterminado si el gobierno cumplía con la amenaza de cesantear a los “rebeldes”. Todo era decidido en asamblea y plenarios. En total paramos 27 seccionales de La Fraternidad, 4 de señaleros y 2 de la Union Ferroviaria. Pero después empiezan a caer las cesantías. Ahí comienza entonces la huelga que se va a sostener durante un mes y medio.


Una de las características fue que estuvo encabezada por una conducción joven, antiburocrática. La asamblea le daba mandato a un delegado y se participaba en los Plenarios de seccionales ferroviaria, que muchas veces se realizaban en clubes o grandes salones, con tribunas de trabajadores que defendían posiciones y se expresaba esa verdadera democracia. Era expresión de la base.

Fue durísimo, pero se resistió y se aprendió mucho. Los locales de las seccionales empezaron a llenarse y se logró modificar la lógica a la que siempre apuntó la burocracia, que era la de un paro como un día dominguero, donde el laburante lo toma como un feriado. Ahora los compañeros venían y nos organizábamos porque veíamos que podía ser para largo. Había comisiones que garantizaban desde la comida y los medicamentos, hasta la atención de los compañeros y las familias que podían llegar a quebrarse o convertirse en carneros a partir de la presión y las promesas de la burocracia.

Es importante resaltar el papel de las mujeres y las familias en la huelga, porque además de que no se puede ir a la lucha sin el apoyo familiar, se trata de un gremio machista, donde casi todos los trabajadores son hombres, entonces fue fundamental la participación femenina en la primera línea de las tareas y actividades.

Al cabo de 15 o 20 días ya había más de 2000 despidos y a nadie le extrañaba encontrarse con el telegrama cuando llegaba a su casa. Llegaron a haber más de 80 seccionales en huelga y el 95% de los ferroviarios estuvo en paro.


El 28 de marzo se realizó un plenario en Santos Lugares donde se votó la aceptación de la nueva propuesta ofrecida por el gobierno, que reconocía a los delegados y reincorporaba a los despedidos. La huelga se levantó formalmente en Plaza de Mayo junto a compañeros que estaban en huelga de hambre y de Las Madres de Plaza de Mayo en su tradicional ronda de los jueves.

Volvimos al trabajo el 29 de marzo y fueron los compañeros cesanteados los que manejaron las locomotoras. Del reclamo salarial que originó el paro se logró un aumento varias veces superior al logrado por otros gremios, fue entre el 70 y el 100%. Fue un triunfo obrero.

Para finalizar queremos reivindicar esta huelga que marco un hito junto a la de nuestros abuelos, padres, madres y antecesores en la que fue protagonizada por ellos en la huelga del 61 contra el Plan Larkins, en la que se paro en defensa de los FERROCARRILES ARGENTINOS y nosotros contra de la política neoliberal del menenismo que hoy se siguen profundizando. 

De aquellos dirigentes ferroviarios que protagonizaron aquella Gesta, nunca más pudieron volver a trabajar en el ferrocarril, los grupos económicos, la oligarquía gobernante y sindical nunca les perdonaron a los trabajadores referentes ser la conducción alternativa de lucha contra las políticas de privatizaciones, entrega y vaciamiento de una de las empresas más estratégica del país, marcando un referente a los trabajadores de los otros gremios que participaron y se plegaron en defensa de las empresas del Estado.



Uno de los referentes que se destacaron en aquella huelga fue nuestro compañero Roberto Vecchi Secretario y vocal de la Comisión Ejecutiva de la Fraternidad y en la huelga, fue Secretario de Actas de la Seccional Haedo de la Linea Sarmiento, también participo de la huelga de hambre en Plaza de Mayo junto a otros compañeros, el mismo recopilo todos los datos acontecidos y los plasmo en una obra literaria que debería ser utilizado como manual de cabecera y estudio para los futuros dirigente sindicales de todos los tiempos, que lo titulo FERROCARRILES ARGENTINOS: CRONICA DEL SAQUEO Y LA RESISTENCIA, que se encuentra en stock en librerías y distribuidos por los integrantes del Movimiento Nacional Ferroviario (Mo-Na-Fe), hoy en día nuestro compañero Roberto Manuel Vecchi tuvo que emigrar a Brasil por falta de oportunidades laborales en el país.

Parte de la historia contada por Leonardo Sechi quien  fuera delegado de la seccional Tolosa del Roca

Esta historia continuara......    


Prensa Mo-Na-Fe


3 comentarios:

  1. Gracias por recordar aquellos días que a pesar del silencio de la burocracia ha de quedar en la historia como una de la páginas memorables de la lucha del movimiento obrero. Un abrazo Compañeros

    ResponderEliminar
  2. Una huella en la historia, y una huella en el alma de todos los que participamos de hecho en esta gran patriada.Ua mezcla de honor por haber participado en la lucha, y un sabor amargo por no poder ingresar nuevamente, a ese gran amor que representa el ferrocarril parra nosotros. No movieron un dedo, los pseudos progre k, menos podemos esperar de los pro. Y desde lejos viendo como la burocràcia sindical, hace ingresar a sus amigos y familiares. y los que lucharon contra el neoliberalismo con todos los riesgos del momento, afuera.

    ResponderEliminar
  3. A pesar de que mi Seccional ( Bs As Roca) no paró, estoy orgulloso que los Compañeros Fraternales, Señaleros y por el tiempo que estuvo parado la UF Temperley siempre me dieron un lugar para luchar. Gracias Compañeros. Victor Amarilla

    ResponderEliminar